Tónico Balancing

17,50

Agotado

SKU: 4751009821313 Categorías: ,

Minimiza poros, regula el pH, deja tu piel fresca tras la limpieza del rostro… Así es este tónico equilibrante que acondiciona la piel controlando las zonas más grasas e hidrata las más secas.
Con él, notarás la piel más fresca, lisa y suave. Y además, sus activos tienen el poder de aumentar los efectos de la crema hidratante. No seca la piel y además elimina todo rastro de maquillaje o limpiador.

Reequilibra la piel después de tu ritual de limpieza y funciona genial sobre las pieles mixtas porque matiza los brillos sin dejar sensación tirante en este tipo de pieles.
Está formulada con plantas cultivadas del duro clima del Norte de Europa, que tiene una concentración altísima de nutrientes para poder hacer frente a sus largos inviernos.

Beneficios
– Tonifica y prepara la piel para el tratamiento posterior gracias a la acción de activos como la frambuesa nórdica.
– Controla las zonas grasas de la piel del rostro y calma e hidrata las más secas.
– Minimiza los poros y combate los brillos en la piel del rostro.
– Regula el pH.
– Mejora los efectos de cualquier tratamiento posterior o anterior.
– Elimina suavemente los posibles restos de maquillaje y suciedad.

Ingredientes
– Agua de rosas: de la destilación de sus propios pétalos, tiene propiedades calmantes,
astringentes y limpiadoras. Y estimula la circulación sanguínea de los capilares más finos en las pieles más sensibles, minimizando el aspecto de cicatrices, quemaduras solares y arrugas.
Además, proporciona al tónico su aroma suave, delicado y natural a rosas.
– Extracto de manzanilla: tiene un efecto hidratante, suavizante y purificante de la piel. Y además, sus activos son antiinflamatorios, anti-irritantes, calmantes y regeneradores de la piel.
– Extracto de frambuesa: tonifica la piel y cierra suavemente los poros controlando la actividad de las glándulas sebáceas.
– Extracto de pepino: renueva la barrera protectora de la piel e Hidrata, y refresca y regula el PH.
– Extracto de llantén: promueve la renovación de las células de las pieles más dañadas, estimulando la síntesis de colágeno y mejorando la elasticidad de los tejidos creando una barrera protectora en la piel.
– Agua de hamamelis: tiene propiedades astringentes, antiinflamatorias, antisépticas y cicatrizantes, ayuda a hidratar y regular las pieles mixtas y grasas.

Recomendado para
Pieles normales y mixtas, después de la limpieza facial y refrescar y tonificar la piel además de exfoliarla suavemente sin provocar rojeces ni irritaciones.

Modo de empleo
Puedes aplicarlo por la mañana y por la noche con un algodón o con suaves toquecitos con ayuda de tus dedos para después, aplicar tu crema hidratante.

¿Por qué nos gusta?
Por su aroma suave a flores, que relaja la piel de inmediato y la calma y la suaviza. Y además si metes el tónico en un envase pulverizador, conseguirás una sensación de frescor todavía mejor. O incluso, después del agua micelar para acabar de desmaquillarte. Y cunde muchísimo.

Ir arriba